logo

La policía griega comienza a desalojar Idomeni, donde hay más de 8.400 refugiados

  • Más de 700 policías antidisturbio recorren el campamento. Los periodistas, retenidos a varios kilómetros

Las autoridades griegas iniciaron una operación en la madrugada del martes para evacuar gradualmente el mayor campamento de refugiados informal del país, Idomeni, en la frontera con Macedonia, bloqueando el acceso a la zona y desplegando más de 400 policías antidisturbios. El acceso ha sido prohibido a la prensa.

El portavoz del gobierno griego Giorgos Kyritsis, dijo el lunes que la policía no usaría la fuerza, y que se esperaba que la operación durara entre una semana y diez días.

Los primeros evacuados, unas 340 personas, fueron subidos en seis autobuses dos horas después de iniciarse la operación, en dirección a un nuevo campo de refugiados situado cerca de Tesalónica, al norte del país.

El campamento, que surgió en la zona fronteriza por donde los refugiados intentaban acceder al norte de Europa, es el refugio de aproximadamente 8.400 personas, incluyendo centenares de niños, procedentes sobre todo de Siria, Afganistán e Irak. En el mes de marzo llegó a alojar a más de 14.000 personas, pero la población ha ido disminuyendo tras el cierre de la frontera con Macedonia.

En Idomeni, la mayoría han estado viviendo en pequeñas tiendas de campaña y a lo largo de las vías del ferrocarril. Las agencias internacionales de ayuda y las ONG han ido instalando tiendas más grandes para prestar ayuda sanitaria y alimentaria. Las instalaciones higiénicas y sanitarias eran muy precarias y las fuertes lluvias caídas en los últimos días convirtió el campamento en un barrizal. A pesar de ello, después de meses de permanencia había empezado a florecer una cierta actividad económica, con la aparición de tenderetes en los que se vendían alimentos, pan o utensilios de cocina.

La policía y las autoridades gubernamentales dicen que los residentes serán trasladados a campos oficiales recién terminados.

Las fuerzas policiales griegas han prohibido el acceso a la prensa, retenidos en un control a pocos kilómetros de distancia. Sin embargo, los periodistas han podido informar de que han visto al menos a veinte autobuses que transportaban policías antidisturbios así como helicópteros vigilando la zona. Se calcula que en la operación están participando 700 policías.

Más de 54.000 refugiados y migrantes están atrapados en Grecia tras el cierre de las fronteras de los países balcánicos. Desde el principio de la crisis, más de un millón de personas han llegado a Grecia para tratar de llegara otros países del norte de Europa.

Las autoridades griegas quieren reanudar el tráfico ferroviario junto al que estaban instalados los refugiados, bloqueada por éstos como protesta por sus condiciones de vida, ya que es la principal línea de transporte de carga de Grecia hacia los países balcánicos.

Aunque el gobierno griego ha intentado convencer a la gente que abandonara Idomeni, y aseguran que desde el pasado domingo 400 refugiados se habían trasladado voluntariamente a otros campos, lo cierto es que ayer, vísperas de la evacuación forzosa, pocos en el campamento se mostraban contentos por el traslado, porque creen que eso ralentizará aún más la posibilidad de ser acogidos en algún país. Algunos ya comienzan a buscar contrabandistas que les ayuden a llegar a Alemania.

Publicado en ActualidadHumanitaria

Admin
UA-72853402-1