logo

Europa lo hace mal

Si en mi artículo anterior decía que 2016 ha sido uno de los peores años que hemos vivido en lo que se refiere a las violaciones de los derechos humanos, en este no tengo más remedio que decir que el año que acaba de empezar no trae buenos augurios ni indicios que permitan percibir una mejora. Como hemos podido seguir a través de los medios de comunicación, Europa lo está haciendo mal, rematadamente mal, en lo que refiere al respeto de los derechos humanos más básicos de los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes que viven -o malviven- en nuestro continente.

A pesar de que había fondos -noventa millones de euros- para preparar los alojamientos en Grecia antes de que llegara el invierno para asegurar un cierto confort a los refugiados, nos hemos enterado que ese dinero no se empleó para ese fin. No sabemos en qué se usó, pero el hecho es que miles de refugiados que están atrapados en las islas griegas -un incumplimiento de la propia legislación griega, que dice que si un solicitante de asilo no ha recibido respuesta en un período concreto, algo más de veinte días, tiene derecho a moverse por el país con plena libertad-, están sufriendo los rigores del crudo invierno en tiendas de campaña no preparadas para el invierno.

Hemos visto también las condiciones en las que viven los refugiados en Serbia -muchos de ellos menores de edad-, alojados en fábricas y edificios abandonados, soportando bajísimas temperaturas, sin luz, agua, calefacción o cocinas, calentándose en hogueras donde queman lo que encuentran, durmiendo en lechos confeccionados con papel de periódico…

Alemania acaba de plantear que los refugiados recogidos en el Mediterráneo sean trasladados a África, lo que va contra la legislación europea.

Un escritor como Arturo Pérez Reverte es premiado por un artículo en el que compara la llegada de los refugiados como la invasión de los bárbaros que destruyeron Europa, pero después leemos en Actualidad Humanitaria la noticia de que un solo país, Uganda, ha recibido en 2016 más refugiados que toda Europa junta, a los que acoge con generosidad a pesar de su pobreza, y cabe plantearse qué tipo de mundo, qué tipo de sociedad y qué tipo de continente estamos construyendo.

Urge una reflexión. Activistas, intelectuales, humanitarios, debemos repensar qué mundo queremos dejar a nuestros descendientes, debemos reflexionar sobre las causas del fracaso de una Europa que suponíamos garante de las libertades y los derechos humanos. A mí esta Europa no me gusta, no es la Europa con la que soñábamos cuando alcanzamos la democracia, no es la Europa de la que estábamos orgullosos cuando era el continente líder de la asistencia humanitaria en Ruanda y Burundi, por ejemplo… Tenemos que recuperar aquellos valores.

Admin
UA-72853402-1