logo

Acoso a los socorristas y devoluciones en caliente

El barco Open Arms, de la organización Proactiva Open Arms, está retenido desde el 15 de marzo en el puerto italiano de Pozzalo, a donde llegó para desembarcar a un grupo de migrantes rescatados en el Mediterráneo. La primera acusación que recibió el capitán del buque, Marc Reig y la jefa de misión, Anabel Montes, fue de asociación criminal. Se les acusaba de colaborar con las mafias de traficantes para llevar migrantes a Europa. Esta disparatada acusación ha sido retirada por el propio juez, aunque ha mantenido la acusación de favorecer la inmigración ilegal. Entretanto el buque permanece amarrado, cuando podría estar rescatando centenares de personas que se enfrentan ahora en solitario a una probable muerte en el mediterráneo.

Artículo completo en Actualidad Humanitaria

Admin
UA-72853402-1